25 Ideas de Snacks Saludables para picar entre horas

Cuando hablamos de snack lo primero que nos viene a la cabeza son alimentos poco saludables, y que normalmente encontramos en las máquinas de vending: chocolatinas, patatas fritas, golosinas… Es fácil caer en ellos cuando nos acecha el hambre entre horas. 

Para evitarlo, nuestros nutricionistas te proponen una serie de snacks saludables muy fáciles y rápidos de preparar, que podrás llevar contigo a cualquier parte, y además te damos algunas pautas para elegir snacks saludables cuando no tienes a mano nada preparado en casa.

Cómo elegir snacks saludables

Es más fácil de lo que crees elegir un snack saludable. Solo tienes que acercarte a un frutería o tener en cuenta ciertas pautas cuando el hambre acecha. Una sabia elección te ayudará a mantener una dieta sana y equilibrada. Esto es lo que te aconsejamos a la hora de elegir un snack sano y nutritivo:

  • Controla las porciones: no dejes la bolsa o el tupper abierto a tu lado. Pon en un plato la cantidad que vayas a comer.
  • Lee las etiquetas: si has comprado un snack aparentemente saludable, no te fíes. Muchas veces tiene azúcares ocultos e ingredientes nada recomendables. Leer la información nutricional completa te confirmará si es un snack saludable o no. La etiqueta muestra toda la verdad.
  • Elige snacks ricos en fibra: por ejemplos las frutas, las verduras o los frutos secos (en cantidades moderadas).
  • Elige snacks proteicos: por ejemplo una buena elección serían los lácteos como el queso de Burgos (mejor desnatado), el yogur griego, o el pollo.
  • Cuidado con las bebidas procesadas: lee la etiqueta y evita las bebidas azucaradas. Se beben muy rápido y tienen una gran cantidad de azúcar. Nos referimos tanto a las bebidas y refrescos artificiales como los zumos, los batidos o los smoothies. En el caso de los zumos naturales, siempre es mejor comerse una pieza de fruta entera, que contiene la fibra de la que los zumos carecen.

25 Ideas de snacks saludables, ricos y fáciles de hacer

Edamame: es la vaina de la soja y es una verdura muy presente en la gastronomía japonesa. Es un estupendo snack para picar entre horas, muy rico en antioxidantes. Lo encontrarás en los supermercados en la sección de congelados, simplemente necesitas hacerlo al vapor y listo. Ponlo en un tupper y llévalo contigo.

Tomates cherry: por su pequeño tamaño son muy cómodos de llevar. Son deliciosos y apetecibles, y un snack sano y muy nutritivo. ¿Nunca habías pensado en ellos fuera de una ensalada? Pues pruébalos y ya verás.

Chips de kale: una alternativa perfecta a las típicas patatas fritas de bolsa. El kale es una verdura deliciosa que puedes cocinar al horno, con un chorrito de aceite de oliva y sal. Obtendrás unos chips crujientes y muy saludables, perfectos para picar entre horas.

Chips de zanahoria y calabacín: con muchas verduras puedes hacer un sinfín de snacks sanos y nutritivos, como ocurre con la zanahoria y el calabacín. Córtalos en láminas finas, mézclalos con especias como orégano, romero o pimienta negra recién molida y un poquito de aceite de oliva virgen extra. Colócalos en una bandeja de horno sobre papel vegetal y hornea a 120 º durante unos 20 minutos, vigilando de vez en cuando para que no se quemen.

Fresas con limón: la mezcla de estas dos frutas queda riquísima. Corta las fresas en trocitos, rocía generosamente con zumo de limón por encima y déjalas macerar en la nevera durante toda la noche en un tarro cerrado. Ya verás qué rica la mezcla dulce de las fresas con el toque ácido del limón. ¡Te aportará energía!

Pera con coco y semillas: un snack saludable fácil de preparar. Corta una pera en dados, espolvorea por encima con un poco de coco rallado y un mix de semillas que te guste, como por ejemplo semillas de amapola, sésamo tostado, chía…

Piña a la plancha: ¡sí! La piña a la plancha es deliciosa. Simplemente corta la piña en dados y dórala en una sartén engrasada con aceite de oliva. Puedes disfrutarla calentita y recién hecha o rocioarla con un poco de limón y guardarla en la nevera para cuando te apetezca picar algo sano entre horas.

Yogur con fruta y chía: la chía es una curiosa semilla rica en fibra. qCuando entra en contacto con agua, forma un gel y por eso se puede utilizar para dar más consistencia a algunos postres, leches o yogures. Además tiene un gran poder saciante. Pon una cucharada de chía en un yogur y añade unos trozos de fruta, ¡es delicioso!

Limonada casera y fresquita: muchas veces ocurre que confundimos la sed con el hambre. Para hidratarte con una bebida sana puedes elaborar esta limonada casera. Añade el zumo de un limón en un litro de agua fría, y si lo deseas añade un poco de edulcorante sin calorías, como la stevia. Puedes añadir pepino laminado o unas hojas de menta para darle un punto refrescante.

Galletas de plátano y avena súper fáciles: machaca un plátano con el tenedor, añade unos 25 gramos de copos de avena y espolvorea con un poquito de canela. Reparte la masa en porciones del tamaño de una galleta. Hornéalas 15 minutos ¡y listo! Puedes llevarlas contigo a cualquier parte y son un snack mucho más saludable que las galletas que encontrarás en los supermercados.

Pancake rapidísimo de 2 ingredientes: solo lleva plátano y huevos. Tritura un plátano y añade dos huevos, mezcla bien. Vierte la masa en una sartén engrasada con aceite, tápala y en unos minutos gira el pancake. Puedes añadirle un poco de cacao puro o canela por encima.

Gofres de espinacas y avena: tritura 30-40g de copos de avena con un huevo, medio vaso de leche o de bebida vegetal sin azúcar, un puñado de espinacas y un poco de levadura en polvo. Vierte la mezcla en un molde de gofres y hornea hasta que estén listos.

Muffins saludables de frambuesas: coge unos moldes de magdalenas y pon dos o tres frambuesas en cada molde. Aparte tritura un plátano y dos huevos y vierte la mezcla en los moldes, encima de las frambuesas hasta llenar un poco más de medio molde. Hornea los muffins durante 15 minutos a 180ºC y ya tienes tu snack sano listo.

Gelatina natural con fruta: las gelatinas que encontramos en los supermercados suelen contener mucha azúcar o exceso de edulcorante. Elabórala tú mismo gelatinas caserasa con con hojas de gelatina natural y fruta triturada.

Manzana con requesón: un snack sencillo, rico y rapidísimo de hacer. Simplemente pon en un bol pon un poco de requesón desnatado y añade unos daditos de manzana. Puedes echarle por encima un poco de canela.

Plátanos al horno: corta un plátano en rodajas y colócalas en una bandeja con papel de horno. Con una brocha, unta las rodajas con un poquito de aceite y echa sal o canela según los prefieras dulces o salados. Hornea durante 15-20 minutos a 190ºC hasta que se doren un poco, vigilando que no se quemen. Deja enfriar por completo ¡y a disfrutar!

Barritas de cereales y manzana: un snack casero de lo más saludable. Corta una manzana en dados muy pequeños y mézclalo con semillas de tu gusto, un poco de aceite de oliva y miel. Remuévelo hasta obtener una mezcla homogénea y algo viscosa. Coloca la mezcla en una bandeja de horno y hornea durante 15 minutos. Cuando esté lista, deja que se enfré y corta la masa en barritas individuales. Ya la puedes llevar a cualquier parte como alternativas a las barritas azucaradas de las máquinas de vending.

Garbanzos crujientes: un snacks saludable original y sorprendente. Para elaborarlo solo necesitas garbanzos, aceite de oliva y las especias que más te gusten. Mezcla los garbanzos con esas especias (como el comino o el pimentón) y añade un poquito de aceite de oliva. Coloca los garbanzos en una bandeja de horno y hornea 30 minutos a 180º. 

Fingers de berenjena con semillas: con esta verdura podemos hacer un snack sano y nutritito, en lugar de los fingers ultraprocesados. Corta las berenjenas en forma de patatas fritas gruesas (ya que luego encogerán de tamaño al cocinarse). En un bol (1) pon semillas de sésamo, pimienta, ajo en polvo y sal. En otro bol (2) mezcla dos huevos con un chorro de leche o bebida vegetal sin azúcar. Pasa las berenjenas por el bol 1, por el bol 2 y luego otra vez por el bol 1. Pon los fingers de berenjena en una bandeja de horno y hornéalas durante 30-35 min hasta que queden doradas. ¡Acompáñalas con la salsa que más te guste!

Bolitas de queso y arándanos cubiertas de almendra: un snack delicioso con contraste entre dulce y salado. Para elaborarlas pica las almendras y tuéstalas con una pizca de sal, moviéndolas a menudo para que no se quemen. Por otra parte pica los arándanos, añade el queso y haz pequeñas bolitas. Rebózalas en las almendras tostadas anteriormente y listo. Si las dejas un rato en la nevera ¡estarán mucho más ricas!

Brochetas de tomatitos cherrys y mozzarella: los tomates cherrys son muy versátiles. Combínalos con queso mozzarella y una hoja de espinaca o albahaca en una brocheta. Es una receta super fácil y repleta de nutrientes.

Paté de almendras y tomate: perfecto para acompañar con tostadas de pan integral o con crudités de verduras. Para elaborarlo coloca 80 gramos de tomates secos en un recipiente, un puñado de almendras y una pizca de orégano. Pica todo hasta que coja textura de paté y ya lo tendrás listo.

Tosta de boniato con tomate y rúcula: una idea de snack saludable o como acompañamiento de comidas y cenas. Corta el boniato en rodajas de medio centímetro de espesor y ponlas en la tostadora. Cuando estén tostadas, coloca encima unos cherrys cortados y un poco de rúcula. Si quieres puedes completar las tostas con un poco de aguacate o de queso fresco desnatado.

Zanahoria asada con calabaza: estos dos vegetales son ricos y muy versátiles. Para hacer esta receta corta en dados la calabaza y la zanahoria, échales un poquito de aceite, sal y romero o tomillo. Hornéalas 30 minutos ¡y listo!